Productos para el cuidado de los oídos para gatos: mejores productos de septiembre de 2021, precios, reseñas

Las orejas del gato son una parte extremadamente sensible y delicada, además de importante, y cuidarlas es fundamental para el bienestar del animal.

Limpiarlos con regularidad no solo es un buen hábito, sino que también sirve para que el gato no tenga problemas de ningún tipo.

De hecho, estos son fundamentales para el bienestar de nuestro pequeño amigo , y cuidarlos significa garantizarle una vida más pacífica y activa.

Los oídos son el centro neurálgico de sus sentidos y sensaciones, por lo que nunca debes olvidarte de cuidarlos.

También son uno de los puntos más difíciles de alcanzar para él en el curso de la limpieza, y tener una mano en ese caso siempre es bienvenido, incluso si es posible que nunca te lo demuestre.

¿Por qué limpiar las orejas de un gato?

Dado que el gato se ocupa de su propia limpieza por sí solo , estamos acostumbrados a pensar que no hay necesidad de intervenir en ningún caso.

En realidad, aunque el gato «se limpia solo», no siempre consigue cumplir esta tarea a la perfección, y hay algunas zonas que le resultan más difíciles de alcanzar, en primer lugar las orejas .

Teniendo en cuenta la importancia fundamental que tienen en su vida, nos corresponde a nosotros acudir a su rescate y proceder personalmente con la limpieza.

Esto también nos permite poder inspeccionarlos cuidadosamente y notar si muestran algún signo de algún problema.

Muy frecuentes son, por ejemplo, las infestaciones de ácaros , que se presentan con malos olores y secreciones purulentas, así como infecciones bacterianas .

En cambio, se pueden identificar otro tipo de enfermedades a través de las alteraciones de los tejidos y las aurículas, pero lo fundamental es que en cuanto notes estos problemas, debes contactar con el veterinario.

La limpieza obviamente tiene que posponerse, porque en caso de que pudiera empeorar la situación.

¿Cómo limpias las orejas de tu gato?

Se podría pensar que el momento de limpiarle las orejas a un gato puede convertirse en una pelea a muerte, pero con un método delicado y una buena sincronización el riesgo se reduce enormemente.

Primero debemos asegurarnos de que el gato está relajado y que nos deja acercarnos sin hacer demasiados alborotos. Con un poco de comida y algunos mimos, esto debería hacerse.

En ese momento se revisan las orejas , con el fin de asegurarse de que no haya parásitos y que no presenten alteraciones de ningún tipo.

Si todo está en orden, pasamos a la limpieza .

Empieza por el exterior, suave y cuidadosamente: basta con tomar una toallita húmeda o un paño húmedo y masajear. Cuidar las orejas de tu gato es importante, pero abrazarlo también quiere su parte

Luego continúa adentro, y en este caso se procede con un hisopo de algodón humedecido con una solución de detergente o con una gasa esterilizada envuelta alrededor del dedo.

Los movimientos siempre serán muy suaves, para no molestar a nuestro amiguito, e irán de adentro hacia afuera, para no correr el riesgo de que la suciedad vuelva a entrar.

En definitiva, el proceso de cuidado de las orejas de los gatos es sencillo, pero de fundamental importancia.

¿Con qué limpio las orejas de mi gato?

En primer lugar, antes de comenzar con el cuidado de las orejas de su gato , es necesario que obtenga los productos adecuados, que no sean perjudiciales para su salud.

Generalmente, solo necesitas conseguir un limpiador de oídos líquido , que se puede encontrar fácilmente en las mejores farmacias y tiendas especializadas en mascotas.

Solo eso sería necesario para la limpieza regular.

También existen casos especiales, en los que junto con el lavado se hace necesario administrar algún otro tipo de producto: un ejemplo clásico es la cantidad excesiva de cerumen, que podría resultar problemático para el gato.

En esa circunstancia, un enjuague para los oídos o gotas emolientes pueden ayudar , pero no es algo que pueda decidir por su cuenta.

En cuanto al uso de medicamentos en caso de infecciones y problemas, aquí también necesitamos la opinión de un veterinario experimentado, que realmente pueda evaluar si es el tratamiento adecuado.

Todo ello para evitar que el gato sufra un estrés innecesario o ingiera sustancias nocivas.

En cualquier caso no siempre se recomienda utilizar agua normal para lavar el pabellón auricular, además porque podría correr algunos riesgos: si se deposita, de hecho, favorece la aparición de micosis .

Si realmente desea continuar con métodos alternativos , existen soluciones caseras menos intrusivas y peligrosas: puede usar aceite de oliva simple, o incluso peróxido de hidrógeno, y si desea hacer las cosas bien, incluso con una mezcla de alcohol y vinagre blanco, distribuya en partes iguales.

Sin embargo, se debe tener cuidado de que el gato no tenga heridas, pues estos remedios pueden provocar molestas quemaduras.

En definitiva, cuidar las orejas de tu gato no es una tarea difícil, pero es la base de su bienestar.

Si queremos que nuestro pequeño amigo peludo tenga la mejor vida que cualquiera pueda desear, nunca olvidemos prestar atención a uno de los órganos externos más importantes para su salud y vitalidad.

Ranking de los mejores productos